Amalie - Mejor que lo que debe de ser Amalie

Consejos:

Prestar atención y cuidados a los filtros de aire y tomas de aire del motor, para prevenir la entrada de polvo y otras partículas al motor. Cumplir los cambios de Aceites lubricantes, engrases y filtros en las condiciones de higiene que impidan al máximo la entrada de polvo u otras partículas dañinas al motor, durante el proceso de sustitución o comprobación. Dejar calentar el motor suficientemente antes de aplicar cargas pesadas o pedirle rendimiento próximos al 100%. Asegurar un adecuado mantenimiento del sistema de refrigeración del motor, mediante el control del nivel del líquido refrigerante, de los radiadores, control de fugas, etc. Cada 1,000 kilómetros es recomendable comprobar el nivel del aceite, que debe estar entre el máximo y el mínimo del marcador, la varilla medidora de aceite motor. Consumir alrededor de 1/4 de aceite entre 3,000 y 5,000 km reflejan la cantidad normal y salirse de ellos indica problemas: si el motor gasta más de lo estipulado puede haber un exceso de temperatura, pero más peligroso es un consumo mínimo de lubricante, ya que algunos elementos podrían estar recibiendo una lubricación insuficiente. La medición y cambio de los fluidos representa uno de los cuidados más importantes del automóvil, ya que ellos recorren todo el motor y el sistema de refrigeración para limpiarlo y lubricarlo. También ayudan a incrementar la potencia del vehículo, pues mientras menos fricción exista se genera más desarrollo de la fuerza de la máquina. Lubricar un motor ayuda a alargar su vida y mejorar sus funciones. Para ello es fundamental usar aceites de calidad. En el mercado existen multitud de aceites homologados. Cuando elijas el aceite de tu coche, debes ser muy cuidadoso y seguir las recomendaciones de tu fabricante. Sustituir el aceite lubricante y filtro o filtros según los intervalos recomendados por el manual del operador, respetando también los plazos temporales, a pesar de no haber alcanzado las horas de trabajo o kms mínimos para ese plazo ( anual normalmente). Los aceites lubricantes también pierden cualidades por el paso del tiempo. El aceite se debe de revisar cuando el motor esté detenido y apagado, de preferencia en la mañana antes de arrancarlo por primera vez, esto porque el depósito donde se guarda el aceite está hasta abajo del motor y la bayoneta tiene las marcas calibradas para medir el aceite cuando esté completamente en el depósito para que lubrique todas las piezas internas que pueden tener fricción. Aunque pocas personas suelen prestarle importancia al chequeo de los lubricantes, este procedimiento resulta imprescindible, pues: "de no hacerlo a tiempo, a la larga perjudicará al motor, debido a que se alojan sedimentos en el depósito de aceite. Llega un momento en el que la bomba los hala y los distribuye por todo el sistema, provocando su avería. En el caso del refrigerante ocurre lo mismo". Verificar la temperatura de trabajo del motor, controlando los indicadores de temperatura de líquido refrigerante y aceite lubricante ( si dispone de él). Es fundamental NO REBASAR nunca las temperaturas máximas establecidas, dado que el daño al aceite (y al motor) puede ser irreversible. Tu motor estará bien lubricado si:
• Usas un lubricante de calidad recomendado por el fabricante de tu vehículo.
• Revisas el nivel de aceite y el estado del filtro de aceite según el mantenimiento recomendado en el manual de tu vehículo.
Cambiar el filtro al mismo tiempo que el aceite también dependerá de las instrucciones del fabricante, pero en nuestro caso es obligado debido a nuestro clima y a las condiciones de uso que son muy duras. Por último, recuerde que una vez usado, el aceite se convierte en un residuo altamente tóxico por la cantidad de impurezas que arrastra y por su propia composición química. Derramarlo en el suelo equivale a contaminarlo durante muchos años. No circule sin lubricantes. Son vitales para el funcionamiento del auto. Necesita tener aceite para el motor y para la caja de velocidades

Image Works S.R.L.